Puros y familia.
De 1 a 500 000 000 en 90 años.

19
26
-
65

EL PRIMER PURO.
GRACIAS, MAURITS.

En 1926, Maurits Vandermarliere, fundador de la compañía, empezó a fabricar puros en el ático de su tienda de cigarros en Moen, Bélgica. En 1936, abrió una pequeña fábrica de cigarros puros en Heestert, una aldea cercana, cuando la demanda se hizo demasiado grande para continuar con la línea de producción en el ático. Maurits dio un giro en su trayectoria profesional como sacristán para poder ofrecerle a la gente el placer de fumar.

Tante Lou
cuenta cómo se derribó la pared del ático...

Play Film
The Vandermarliere family in 1955
La familia Vandermarliere en 1955.
19
65
-
79

LA SEGUNDA GENERACIÓN.
GUIDO SE UNE A LA EMPRESA.

Maurits y Angèle tuvieron ocho hijos, de los cuales, cuatro (Marcel, William, Frans y Guido) y un yerno (Raphaël Vercruysse) se unieron a J. Cortès, que entonces se llamaba Ets. Vandermarliere NV. En 1965, se incorporó Guido, el hijo menor. Al frente de las exportaciones, Guido llevó la empresa a un nivel superior rápidamente.

Uno de los momentos clave de la empresa fue la adquisición de las fábricas de Neos Cigar y TAF en 1975 y 1979 respectivamente, motivo de orgullo de la familia propietaria de J. Cortès, y que permitió que se disparara la producción. Una pequeña pero importante anécdota fue la idea de Guido de diseñar la marca J. Cortès de color azul. Evocaba así la Costa Azul y hacía un guiño a la vida de la jet set.

Guido Vandermarliere
habla del crecimiento del negocio familiar.

Play Film
1981
-
2011

LA TERCERA FÁBRICA.
LA CONQUISTA DEL MUNDO.

Con Guido al frente, la empresa comenzó su expansión a nivel internacional. En 1986, J. Cortès abrió su primera fábrica de bobinas UTP (United Tobacco Processing Ltd), en Katunayake, Sri Lanka. J. Cortès trasladó su sede a Zwevegem-Moen, a un distinguido edificio. Se iniciaba así un futuro prometedor con casi 2.000 empleados en todo el mundo, diferentes marcas vendidas en 80 países y un sólido equipo de ventas en los principales países europeos.

20
05
-
...

CUARTO CAPÍTULO.
PRESENTAMOS A FRED.

La generación más joven, liderada por Frederik, hijo de Guido, se incorporó a la empresa. Al igual que su padre, Fred dirige la empresa con pasión, destreza, modestia y una mentalidad que combina trabajo y diversión. Sin embargo, Guido siempre se mantiene cerca, dispuesto en todo momento a dar buenos consejos o echar una mano.

Nacido entre hojas de tabaco, Fred continúa luchando por el sector
al auténtico estilo de un Cortésien, siguiendo su lema principal:
¡No se los fume sin más, disfrútelos!

En 2016, Fredje se enamoró de Oliva Cigars, una compañía estadounidense-nicaragüense de puros artesanales. Ambas partes contrajeron entonces un matrimonio empresarial que, a la postre, se convertiría en la unión comercial del año. El negocio familiar de Cortès se extiende ahora por dos continentes. Échale un ojo al fascinante mundo de Oliva Cigars, célebre por sus puros fabricados a mano.

Created by Cnocspot | Coded by Brik

© 2017 J. Cortès | Disclaimer | Cookie Policy